Justo en el momento que empezaba a encontrar la oscuridad hasta en el sol de mi ciudad,
justo en el momento en el que la resignación consumía cada dia mi ilusión. Apareces tu y me das la mano
y sin mirarme te acercas a mi lado
y despacito me dices susurrando
que escuche tu voz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario