Y yo me quedé tiesa. Quise salir corriendo y contárselo, pero me detuve. En ese momento ¿que hubiera ganado dejándole en el corazón la terrible duda que a mi también me hacia temblar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario